carlos ibarra

Carlos Ibarra, el hombre multimarca de IB Group

695

Aéropostale, Chicoʼs, Champion, London Fog, Soma, Capelli, son sólo algunas de las marcas operadas por IB Group. El presidente del Consejo de Administración del grupo explica que las firmas que representa tienen presencia en alrededor del 40 por ciento de los centros comerciales en México

Constituido hace 30 años, IB Group se especializa en la introducción de marcas internacionales de moda, joyería y relojería fina en canales especializados y tiendas propias. El grupo también cuenta con un área de negocios enfocada al real estate donde ofrecen servicios de administración, construcción y estrategia de expansión para tiendas.

Uno de los grandes aciertos son sus operaciones y oficinas en Shanghái y en México; además, cuenta con importantes socios comerciales en la India y otros países.

Su fortaleza es la distribución. Cuenta con 2 mil puntos de venta en la República Mexicana, integrados por boutiques propias, departamentales, clubes de precio y tiendas especializadas.

Retailers Magazine charló con el empresario en sus oficinas en la Ciudad de México y, aunque el número de anécdotas y opiniones sobre la industria de la moda son imposibles de reproducir en estas páginas, se ofrece lo esencial del punto de vista de don Carlos Ibarra, uno de los hombres más importantes del negocio de la moda en el retail nacional e internacional.

 

“México representa entre el 40 y 50 % para cualquier marca que cuente con un plan de expansión para América Latina. Si haces las cosas bien en México, se gana la mitad del mercado latinoamericano”

 

Retailers Magazine (RM): ¿Cómo inicia en este negocio?
Carlos Ibarra (CI): Inicié vendiendo anillos de graduación, luego hice joyería fina y después joyería fina industrializada. Nosotros fuimos parte de lo que significó en México industrializar la joyería y pasar de hacerla en un proceso orfebre –que sigue siendo y es parte de las virtudes de la mano de obra mexicana– a uno a escala industrial.

En aquella época, trabajábamos con todas las premiaciones de los bancos, fabricando pines, anillos conmemorativos, monedas de aniversarios y también de eventos macro, como cuando fabricamos 12 millones de relojes para PepsiCo en cinco meses, en esa ocasión sindicamos 27 fábricas en China, quienes producían las baterías, las cajas, etcétera.

Después, aproximadamente en 1993, brincamos a la parte textil y de moda en ropa. Iniciamos con la compra de Rivetex, Confitalia y High Life. Llegamos a exportar a Estados Unidos alrededor de 3 mil trajes por día. Llegamos a fabricar telas para Hugo Boss y Armani, y para marcas privadas como Nordstrom y Macy’s Federated. Adquirimos la operación del grupo GFT en Estados Unidos, que tenía marcas como Armani y Valentino. Teníamos toda la integración vertical hasta la venta en México y Estados Unidos a grandes mayoristas.

Después pasaron algunos eventos. Nosotros vimos venir el gran avance que China tuvo, y caímos en la cuenta de que nuestro negocio tenía un tiempo límite. Pasó otro evento significativo, entramos a un proceso, en 2001, en el que los chinos vinieron con una invasión de mano de obra bárbara, y nos dimos cuenta de que una tela que nosotros podíamos vender en 25 o 30 dólares por metro, iba a costar una fracción de eso.

Tomamos la decisión grupal de irnos a un segmento abajo. En vez de estar tratando con marcas y tiendas del tipo de High Life, Ermenegildo Zegna, Canali, hicimos un swing de la compañía hacia productos masivos.

Fue cuando empezamos a trabajar con marcas como Mossimo, American Eagle, y nos dimos cuenta de que eso representaba un mercado mucho más importante y realista para el consumidor mexicano. Dejamos la fabricación y sólo nos enfocamos a representarlas.

RM: ¿Qué representa México para el mercado de la moda?
CI: Hoy en día, representa entre el 40 y 50 por ciento para cualquier marca que cuente con un plan de expansión para América Latina. Cualquier estratega de cualquier marca sabe que si hace las cosas bien en México se gana la mitad del mercado latinoamericano.

RM: ¿Cuánto vale el mercado de la moda nacional?
CI: Debe de estar arriba de los 25 mil millones de dólares anuales en el retail. Aunque podría valer hasta 35 [mmdd] si se considera al mercado informal.

RM: ¿Qué opina del fast fashion y cómo se está desarrollando?
CI: Está muy bien consolidado. De hecho, los grandes ejemplos los tienes en Inditex, marcas como Forever 21, H&M y Aéropostale. Es una entrada y salida de mercancía mucho más rápida.

Si bien las tiendas con sus marcas acostumbraban a introducir cosas nuevas cada tres meses, hoy lo puedes ver cada 15 días. Imagínate la energía de operaciones financiera, logística y creativa que necesitan para llevar a cabo estas renovaciones. Por eso la genialidad de las vueltas de inventario.

RM: ¿Cuáles son las oportunidades de mercado en México para las marcas internacionales?
CI: Lo que pasa es que la cercanía con Estados Unidos nos hace generar una tropicalización inmediata de las marcas norteamericanas, pero la presencia de marcas europeas también es importante. Y hay muchas que van desde el fast fashion a las de lujo y semilujo.

La visión sigue siendo México. El siguiente nivel está en las marcas de street fashion. Como mercado hay un fenómeno muy interesante porque, si bien primero fue una expansión muy agresiva de todas las marcas internacionales, que llegaron a México y empiezan a verticalizarse, es decir, a tener más tiendas, y eso, desafortunadamente, le empieza a pegar a las marcas domésticas de tradición.

RM: ¿Cuál es la importancia de grupos como el que usted lidera para poder posicionar a las marcas?
CI: Nuestro grupo es multimodal y estamos casados con modelos diversos y flexibles para representar a compañías internacionales en México. Tenemos marcas como Apple, con ellos lo único que hicimos fue consolidar su expansión inmobiliaria y algunos servicios de tipo legal y de construcción.

Ahora contamos con un portafolio de siete marcas textiles, entre unas que son propias y otras en las que somos accionistas de minoría; es la mezcla de todo. Somos muy importantes porque no solamente estamos hablando de los metros que ocupamos en los centros comerciales, sino también las marcas que tenemos.

En México, la gente pasa mucho más tiempo en las plazas comerciales en comparación con las de otros países. En el mundo, los centros comerciales traen un componente del 23 por ciento de entretenimiento y México está en el 40 por ciento. Comento esto porque nos beneficia a todos los participantes del centro comercial, que es donde IB Group tiene consolidado su negocio.
——–

IB ENTERPRISES (retail)
Empresa creada en enero de 2017, especializada en la comercialización y operación de reconocidas marcas internacionales de moda en el sector retail como Aéropostale y Chico’s.

Actualmente, cuenta con 26 boutiques alrededor de la república mexicana y planes de expansión constante en los principales centros comerciales.

FASHION DEPOT (wholesale)
Empresa con más de 10 años de experiencia en la industria de la moda en México. Especializada en la compra, diseño, distribución y comercialización de marcas reconocidas internacionalmente como London Fog, Aéropostale Footwear, Capelli New York, Mad Love by Steve Madden, Airwalk, Chico’s, Soma y Champion.

Cuenta con más de 1,200 puntos de distribución wholesale en el país, con oficinas en México y Shanghái.

GRIMATEX (real estate)
Esta empresa es responsable de las exitosas estrategias de expansión de marcas como, Chico’s, Aéropostale, Apple, American Eagle Outfitters, Old Navy, Levi’s, entre otras.

BRANDS (wholesale)
Empresa fundada en el 2014, dedicada al posicionamiento, distribución y comercialización de joyería y relojería fina en tiendas departamentales, clubes de precio y tiendas de autoservicio; participa en más de 160 puntos de venta a nivel nacional.

BRANDS cuenta con socios de negocios destacados en el sector relojero como Grupo Bulova, Grupo Timex y Grupo Watch Design Internacional.

Dentro de su portafolio ofrece marcas reconocidas como Harley Davidson, Citizen, Lorus, Seiko, Nautica y Hugo Boss.



Darinel Becerra

Director editorial en Retailers Magazine. Apasionado por los retos editoriales. Obsesionado en comunicar de la mejor manera aquello que los equipos editoriales y de diseño producen.


shares