Creatividad y calidad en México

524

La CANAIVE organizó el Congreso La Industria del Vestido, Presente y Futuro: Confeccionando Bienestar. El evento tuvo lugar en la ciudad de Puebla, y representó a una de las industrias más importantes para la actividad económica en el país

Fotografía superior: Este sector es el principal empleador de mujeres en la rama manufacturera del país

Paola Guevara / Fotografía: Retailers magazine

Víctor Rayek Mizrahi, presidente de la Cámara Nacional de la Industria del Vestido (CANAIVE), dio la bienvenida a los más de 120 congresistas que se dieron cita, del 5 al 8 de septiembre, en la ciudad de Puebla, y reveló que, al cierre de 2018, la industria del vestido generó 5 mil 500 millones de dólares y se posicionó en el lugar número 19 de un total de 223 exportadores en el mundo; además, al mes de julio del 2019, ya se habían obtenido más de 2 mil 700 millones en productos confeccionados, según datos del Centro de Comercio Internacional.

La manufactura y confección del vestido, estandartes de la creatividad y calidad que caracteriza a los mexicanos, resaltan por su contribución al producto interno bruto y a la generación de empleos. Las condiciones de alta competencia con los mercados internacionales han sido un gran desafío para los industriales, quienes han respondido con un continuo aumento a la productividad.

Los números documentan la relevancia de este sector, el cual, además, es el principal empleador de mujeres en la rama manufacturera del país. En el estado de Puebla, esta actividad representa cerca del 30 por ciento de los empleos; el vestido y la confección son lo que más contribuye con puestos de trabajo, tan sólo después de la producción de equipo de transporte.

El evento tuvo como objetivo principal presentar las tendencias tecnológicas, así como fortalecer las áreas esenciales de innovación, además de brindar un panorama global de la industria de la confección y el vestido. En el programa se consideraron algunos temas clave: la industria 4.0, la competitividad e innovación, el diseño, las tendencias de moda, y las perspectivas desde el entorno comercial, económico, laboral y legislativo.

Se presentaron conferencias con diversos especialistas: Federico Hess expuso “El mundo del más, creatividad e innovación”; Eduardo Malpica, “El estado de la moda”; Carlos Cosío, “Crecimiento de la empresa familiar”; Rosalinda Villanueva,  “Consumidor 2020”; Luis Casas Meza, “Industria 4.0”; y Luis Ernesto Derbez, actual rector de la Universidad de las Américas, ofreció un panorama puntual de las claves del éxito en una etapa de desaceleración económica con su ponencia “Perspectivas Económicas, México y el mundo”.

Ignacio Tatto Amador, director general de Operaciones de la ANTAD, presentó el panel “Necesidades del retail en la proveeduría nacional”, en el que participaron José Mizrahi Kalach, director de sourcing de Almacenes García y Cuidado con el Perro; Daniela Raquel Orduña Osuna, gerente nacional de compras en Coppel; Juan Carlos Ortiz López, director de marcas propias de Liverpool; Alejandro Gamez Martínez, director general de Deportes Martí; y Jorge Cervantes Vázquez, director general de Promoda.

José Mizrahi enfatizó en que el sourcing ha cobrado fuerza en muchas empresas, pues permite conseguir cualquier tela e insumo necesario para lanzar un producto al mercado oportunamente, por lo que le brinda una gran ventaja a la industria de la confección. “La CANAIVE es quien nos proporciona una base de proveedores de confianza; sin embargo, se necesita profesionalizar este aspecto en México. Se requiere más información acerca de los abastecedores para poder ofertar mejores productos a los retailers y que toda la cadena productiva funcione”, puntualizó.

Daniela Orduña explicó la importancia del conocimiento de la cultura mexicana y del entendimiento del mercado textil, en particular en lo que se refiere a los tipos de complexiones de cuerpos que existen en el país. “En el caso de Coppel, la proveeduría nacional es mucho más importante que la internacional. Siempre debemos escuchar a nuestro cliente final”. La panelista enfatizó sobre el tema de la agilidad en el desarrollo de productos y la rapidez en la entrega de pedidos, la cual es clave para incrementar la compraventa entre productores nacionales; además, recomendó invertir en tecnología y estar alerta a los cambios y necesidades de la sociedad mexicana.

Se presentaron las tendencias tecnológicas de la industria textil con el objetivo de fortalecer las áreas esenciales de innovación, además de brindar un panorama global de la industria de la confección y el vestido

Juan Carlos Ortiz, quien lleva 25 años trabajando en la industria del retail, comentó que México es muy bueno en varias categorías a nivel internacional, como la fabricación de jeans, playeras, trajes, pantalones y otras prendas. “En Liverpool hemos tenido un acercamiento con las cámaras para poder evaluar y certificar a todos nuestros proveedores. Queremos tener una competencia sana. Hacer bien las cosas nos hace más eficientes. Somos un país confiable con una buena expectativa de crecimiento, los retos presentes tienen que ver con sustentabilidad, inversión en tecnologías y capacitación”, dijo.

La CANAIVE y el Instituto Nacional de Estadística y Geografía aportan algunos datos relevantes sobre la industria del vestido en México:

  • Aportó 2.4 por ciento del PIB de las industrias manufactureras en 2018 y empleó a 509 mil personas.
  • De cada 100 pesos de insumos utilizados por esta industria, 55.3 son nacionales y 44.7, importados.
  • Del valor de la producción, de cada 100 pesos generados, 76 se quedan en el país por concepto de compras de insumos nacionales, pago de remuneraciones, ganancias, impuestos, entre otros.
  • En 10 entidades federativas se generó 78.9 por ciento de la producción nacional.
  • En general, el crecimiento promedio anual de los precios de la industria del vestido fue menor al que registró el Índice Nacional de Precios al Consumidor entre 2004 y 2018.
  • Exportó 5 mil 190 millones de dólares en 2018 e importó 4 mil 474 millones, lo que generó un superávit en la balanza comercial de 716 millones.

La CANAIVE tiene delegaciones en nueve entidades federativas, donde se concentra la actividad empresarial e industrial, y es el medio para alcanzar la coordinación entre confeccionistas, proveedores de insumos y retailers.

En la ANTAD se encuentran asociadas 100 cadenas del sector retail, y en su conjunto cuenta con más de 60 mil tiendas, con una extensión de piso de venta de más de 24 millones de metros cuadrados y 800 mil empleos directos que representan el 3.8 por ciento del PIB.

La relación entre la industria textil productiva y los asociados es un tema coyuntural para la ANTAD, por ello se trabaja en tres puntos importantes: la participación en Expo ANTAD & Alimentaria; el desarrollo de relaciones entre proveedores a través de la plataforma antad.biz; y el proyecto de análisis de auditoría para tener compras responsables.




shares