la buena t-mec

Con el T-MEC, el trabajo apenas comienza: CCE

726

Ante la entrada en vigor del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), a partir del primero de julio, el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) dio a conocer su postura al respecto, en voz de su presidente, Carlos Salazar, quien resaltó que este acuerdo operará en una región que representa el 28% del Producto Interno Bruto nacional (PIB) y el 16% del comercio mundial.

En la conferencia virtual para medios de comunicación, acompañaron al directivo, los presidentes de los diferentes organismos que componen al CCE: el Consejo Mexicano de Negocios (CMN), la Confederación de Cámaras Industriales de los Estados Unidos Mexicano (Concamin), la Cámara Nacional de la Industria de Transformación  (Canacintra), la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio Servicios y Turismo (Concanaco Servytur México), la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD) y el Consejo Nacional Agropecuario (CNA), entre otros.

Los dirigentes de las cúpulas empresariales mexicanas coincidieron en que el T-MEC es una oportunidad de crecimiento y de inversión para los diferentes sectores económicos de México, incluidas las pymes y mipymes que ya fueron consideradas en uno de sus capítulos. Además, destacaron la inclusión de reglas para el comercio digital.

Al mismo tiempo, señalaron algunos de los riesgos que conlleva este tratado y la necesidad de proteger sus intereses con normativas que se apliquen de acuerdo a la ley y un trabajo continuo con las autoridades federales.

 

Empieza el trabajo 

Carlos Salazar aseguró que “este tratado nos da certidumbre para las inversiones, sin embargo, el trabajo apenas empieza. Los empresarios volvemos a ofrecer respuestas sobre los procesos que se requieren para cualquier inversión. Pero también es necesario darle a los empresarios y a los inversionistas la tranquilidad de que las reglas se aplican de acuerdo a las leyes”.

Señaló que existen retos ambientales y laborales importantes, “para estos últimos, el CCE y sus organizaciones han logrado un acuerdo con las Secretarías de Trabajo y de Economía, para que, de forma preventiva, nos adelantemos a cualquier demanda, por cualquier situación, que los sindicatos norteamericanos o canadienses quisieran hacer en nuestro país”.

En ese sentido, externó su preocupación acerca de la poca importancia que se le ha dado al tema de la prevención, para evitar cualquier problemática en México. En segundo término, intervino Antonio del Valle, presidente del Consejo Mexicano de Negocios (CMN), quien auguró éxito al T-MEC, porque “le da continuidad a la relación preferencial que tiene México con sus principales socios, Estados Unidos y Canadá”.

Aunque admitió que sus beneficios no los obtendrá el sector empresarial de manera automática. “Para materializarse se necesita del firme compromiso de los tres países con la estricta implementación de las disciplinas del Tratado. En México debemos enfocarnos en crear el ambiente de certeza para ser un polo de atracción de inversión y para crear los empleos que el país requiere. Para eso, es indispensable la activa participación del sector privado”.

 

Sector agropecuario

Enseguida, le tocó el turno a Bosco de la Vega, presidente del Consejo Nacional Agropecuario (CNA), quien destacó una de las oportunidades que el T-MEC ofrece para el sector económico que representa: “Los grandes logros en el capítulo de las medidas sanitarias y fitosanitarias, ya que se tomarán decisiones con base en la ciencia. Al mismo tiempo que se dará garantía para proteger la vida y la salud humana, de las plantas y de los animales, en el proceso de la transacción comercial”.

No obstante, advirtió de los riesgos de este tratado: “Una inadmisible oferta política de Robert Ligthtizer (representante comercial estadounidense) a los productores de Florida y de Georgia, que les ofrece establecer un esquema de estacionalidad para limitar en ciertas temporadas del año, ciertos productos agroalimentarios de México y el libre acceso al mercado estadounidense. Pedimos a las Secretarías de Economía y de Agricultura, no permitir esta lamentable y violentable acción por parte de Estados Unidos”. 

Alertó que en lo laboral “enfrentamos los retos –que superaremos- del trabajo infantil, el trabajo forzoso y la sindicación y la contratación colectiva. Y el tercero, a nivel interno, son los funcionarios activistas que avanzan a paso firme en contener sistemas de agricultura industrial en México, que es una agricultura competitiva y responsable con el medio ambiente y de la salud”. 

 

Beneficios a la industria manufacturera

Por otra parte, Francisco Cervantes, presidente de la Concamin, aseguró que con este tratado “se fomentarán las manufacturas al asegurar la unidad en las cadenas de suministro en Norteamérica, permitiendo fortalecer nuestras habilidades y competir en una industria con más de 22 millones de trabajadores en los tres países.

“Nuestra industria encabeza nuestras economías”, aseguró. “La manufactura es crítica y exige que nuestras cadenas estén estrechamente integradas. Contribuye en la región con más de 2.7 trillones de dólares a las economías de los tres países y en el 2019 alcanzó los 2.3 billones de productos manufacturados que cruzaron nuestras fronteras cada día”, explicó.

El directivo informó que los sectores con mayores cambios son en los productos químicos, con reglas más flexibles; y en el automotriz, se centró la discusión en camiones, autobuses y autopartes. 

 

Comercio más competitivo

Más adelante, Enoch Castellanos, presidente de la Canacintra, expresó su beneplácito por este tratado. Sin embargo, argumentó que el T-MEC “deberá brindar un marco que facilite una rápida expansión a las mipymes que han sido marginadas del beneficio del comercio en Norteamérica. Esto a través del capítulo que se negoció en el marco del T-MEC”. 

“Debemos innovar, ser más competitivos y asegurar la mayor calidad de nuestros productos, servicios y capital humano. Es fundamental contar con marcos regulatorios, con reglas claras que den certidumbre y proporcionen mecanismos eficaces de desarrollo  y que permitan considerar un verdadero mercado regional”, aseguró. 

 

Atención al sector terciario

Por su parte, José Manuel López, presidente de la Concanaco Servytur México, afirmó que “para el sector terciario, es imprescindible que se implementen mejoras en administración aduanera y facilitación comercial, y el comercio digital. El comercio transfronterizo de servicios y sobre todo, la oportunidad para que las pymes puedan beneficiarse de las oportunidades que representa el que se concentre ese mercado”.

El directivo solicitó una actualización y modernización acerca del comercio digital y del transfronterizo de servicios. Sin embargo, puntualizó que “para que se detonen las inversiones, es necesario trabajar en mejorar la seguridad pública en todas las regiones del país; en fortalecer el Estado de Derecho, sobre todo para generar confianza en los mercados; y atraer las inversiones con esquemas fiscales competitivos e incentivos”.

 

Reflexiones de Coparmex

A continuación, Gustavo de Hoyos, presidente de la Coparmex, compartió algunas reflexiones acerca del Tratado como la importancia de que “el gobierno federal cuente con funcionarios expertos, como los que trabajaron profesionalmente para que el T-MEC ya sea una realidad”. Pidió que los gobernadores de los estados de la República Mexicana sean actores de primer orden.

Su última reflexión fue avanzar en los asuntos internos del país, “la importancia del capítulo anticorrupción, y saber cuál es la agenda de integridad pública que tenemos que empujar en cada país, pero particularmente en el caso mexicano”.

 

Apuesta al turismo de negocios

En su intervención, Nathan Poplawsky, presidente de la Cámara Nacional de Comercio de la Ciudad de México, abordó uno de los sectores más afectados por la crisis de la pandemia: el turístico. Informó que se estima una caída del 80%, que impactará al PIB, con una disminución entre el 3% y 5%, en el 2020. “Los ingresos generados por el turismo han disminuido más del 90%. La actividad turística en el país es una de las más importantes, aporta el 9% del PIB y proporciona cerca de 4.5 millones de empleos. Consideramos que la entrada al T-MEC beneficiará al sector turismo mexicano, con lo que se fortalecerá las economías de los tres países firmantes”.

Finalmente, el empresario argumentó que “los viajes de negocios son fundamentales para las operaciones de las empresas multinacionales. Con datos de la Secretaría de Turismo se estima que el sector turismo de negocios o de reuniones equivale al 1.8% del PIB nacional, genera alrededor de 900 mil empleos y ocupa 30 millones de cuartos noches al año, lo que equivale al 20% total de nuestro país. Consideramos que se debe seguir apostando al turismo porque es una de las actividades más importantes en México”.

 

ANTAD y la franquicia de comercio electrónico

Por su parte, el presidente de la ANTAD, Vicente Yáñez, también celebró la entrada del T-MEC y se enfocó en los temas de los pagos de la franquicia del comercio electrónico, que antes del Tratado “era de 50 dólares; durante el proceso de negociación, Estados Unidos presentó una propuesta inicial de 800 dólares que luego redujo a 250 dólares. La propuesta de la ANTAD era eliminar la franquicia y en el peor de los casos, conservar la de 50 dólares. México presentó una propuesta de 100 dólares y la negociación de Canadá permitió regresar a los 50 dólares propuestos originalmente”. 

Más adelante, abordó el capítulo 19 del Tratado, en el que está incluido el comercio digital o electrónico que “propiciará oportunidades de negocio en el sector de las tecnologías, de la información y comunicación”. Al mismo tiempo que informó acerca de la publicación de una norma mexicana de certificación, aplicable tanto a portales que cumplen con obligaciones fiscales, como a productos con normas oficiales mexicanas, entre otras cuestiones relativas a este ámbito.

Destacó que se constituyó una mesa de trabajo permanente con la Secretaría de Economía y con el SAT, “para continuar con los trabajos que permitan equiparar el comercio electrónico con el tradicional”.

 

Servicios financieros

La intervención final corrió a cargo de Álvaro Pimentel presidente de la Asociación Mexicana de Instituciones Bursátiles (AMIB), quien resaltó que para las casas de bolsa y las de fondos de inversión, y en general para el sistema financiero mexicano, “se mantuvo en el Tratado, la prestación de servicios financieros a través de filiales con capital extranjero, con tratamiento nacional. Este precepto ha sido un gran factor para la estabilidad financiera de México”.

Al concluir, los representantes de los organismos que forman parte del CCE reiteraron que continuarán trabajando para que el T-MEC cumpla con los capítulos y normativas que contiene.  

A esta conferencia de medios, también acudieron los representantes de otros organismos como la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA) y la Industria Nacional de Autopartes (INA), como parte del CCE.



Reportera y creadora de contenidos. Siempre en la búsqueda de noticias, entrevistas y reportajes de interés. Egresada de Periodismo y Comunicación de la FES Acatlán de la UNAM.


shares