MALLS 4.0. El siguiente nivel energético

72

MEDIR PARA EFICIENTAR

En los últimos años, inversionistas, desarrolladores y operadores de centros comerciales han mostrado un creciente interés por medir su consumo de energía, optimizarlo y hacerlo más eficiente, no sólo para generar ahorros económicos, sino también porque en el ámbito ambiental el tema cobra más relevancia

Por Elva Mendoza

En el país existen alrededor de 700 centros comerciales y se construyen más. La aparición de plazas de uso comercial mixto se disparó en los últimos cinco años, más de 150 malls se abrieron en el país y, tan sólo en la Ciudad de México, en la última década se construyeron 108 nuevas plazas según un estudio del Centro de Investigación y Docencia Económicas.

Refiere la Cámara de la Industria de la Construcción en la Ciudad de México (CMIC CDMX) que, frente a la parálisis en la inversión pública, las empresas que agrupa la Cámara apuestan por la edificación de centros comerciales y la vivienda.

“La tendencia de la industria es hacia la obra privada. Estamos conscientes de que la inversión de obra pública será cada vez menor por eso nuestra recomendación para el sector es diversificar”, señaló Arturo Bautista Lozano, presidente de la CMIC CDMX.

Al cierre de 2017, la consultora inmobiliaria Tinsa, detectó la construcción de 50 centros comerciales en el país, mismos que sumarían más de 1.71 millones de nuevos metros rentables en los siguientes tres años para llegar a un inventario total disponible de 469 mil 247 metros cuadrados rentables, señala la firma.

En cuanto a la densidad comercial en México, Tinsa coloca a Querétaro como la ciudad con mayor oferta comercial con 60.6 metros cuadrados de área rentable (AR) por cada habitante, cifra que duplica la oferta de la CDMX que es de 30.7 metros cuadrados.

En términos globales, AT Kearney calcula que México tiene 19.5 metros cuadrados de área comercial por cada 1 000 habitantes, mientras que Chile registra 23 metros cuadrados por cada 1 000 habitantes.

Consumo energético

Schneider Electric estima que el sector de los edificios comerciales tiene 82 por ciento de eficiencia energética potencial aún no explotada. Y es que, de acuerdo con Siemens, 40 por ciento del consumo de la energía total utilizada en el país se lleva a cabo en inmuebles y de éstos, los centros comerciales son el segmento más importante.

Este año el centro comercial Esfera Fashion Hall, de Citelis, obtuvo la Certificación LEED (Leadership in Energy & Environmental Design) Nivel Plata, por lo que es el primer Life Center Sustentable en Nuevo León y el segundo en México.

En el inmueble se aplican estrategias de eficiencia energética, mejora de la calidad ambiental interior, innovación en diseño, en materiales regionales y sustentables para la construcción.

El 90 por ciento de la iluminación es tecnología led, el sistema de aire acondicionado es el más eficiente y funciona con gases refrigerantes certificados, que no dañan la capa de ozono; usa agua tratada para sus procesos internos, como riego en jardines exteriores e interiores, también para alimentar las torres de enfriamiento, fuentes y espejos de agua exteriores, con lo que reduce 50 por ciento el consumo de agua potable. También cuenta con un sistema de automatización de las operaciones fundamentales, el cual controla por horario el encendido y apagado de los equipos de aire acondicionado, de los circuitos de iluminación, los sistemas de bombeo, riego de jardines, entre otras funciones.

Asimismo, se monitorean los consumos eléctricos de agua potable, tratada y helada de los locales y áreas comunes. Cuenta con estaciones gratuitas de carga de celulares y dispositivos móviles y estaciones de carga para vehículos eléctricos sin costo alguno dentro del estacionamiento. Además, también está equipado con estaciones de higiene e hidratación para mascotas.

En entrevista exclusiva, Alejandro Preinfalk, vicepresidente de Energy Management, Building Technologies and Mobility de Siemens México, Centroamérica y el Caribe, destacó que el mayor consumo de energía eléctrica se presenta en los sistemas de aire acondicionado, equipos de transporte vertical e iluminación interior y exterior.

“Hay una demanda de soluciones tecnológicas que generan mayor eficiencia energética y disminución de la huella de carbono. Los servicios de optimización energética controlan, analizan y optimizan el consumo de energía del edificio aumentando la comodidad, el ahorro de energía y minimizando el impacto medioambiental”, puntualiza.

A decir de Preinfalk, aunque hay más interés por equipar con esta tecnología a obras nuevas, los sistemas aplican también para quienes quieren migrar. “Generalmente los administradores de las obras existentes se interesan en la eficiencia energética por los ahorros en las tarifas eléctricas y consumos de energía”, si bien señala que es más fácil tener una aplicación integrada desde el diseño del proyecto, desde el inicio.

Detalla que en este tipo de sistemas el retorno de inversión es corto, a un plazo no mayor a cinco años.

Algunos de los centros comerciales que están equipados con la tecnología de Siemens son Nave 01 y Cimaco en Monterrey, Buenavista en Tijuana, Centro Comercial Santa Fe y Plaza Centenario.

“Una de las principales ventajas es el consumo energético; también se ve beneficiado el nivel de servicio a los visitantes, están más protegidos en caso de incendio, de alguna emergencia o de algún acceso no autorizado; al que renta un local le da una experiencia más profesional porque puedes tener una facturación de los consumos más personalizada, algo que a la larga se convierte en una ventaja competitiva para los administradores” del centro comercial.

Los retos

Tanto Schneider Electric como Siemens reconocen, entre los retos para lograr la eficiencia energética dentro de los malls, la falta de conocimiento de las posibilidades tecnológicas. “Muchos no lo instalan por desconocimiento”, apunta Alejandro Preinfalk.

“El reto es entender que hay un retorno de la inversión. Muchas veces se percibe una inversión costosa, pero nosotros pensamos que, en pequeñas tiendas, este tipo de tecnologías reducen de 3 a 10 por ciento el uso de energía, solamente por tener los datos y tomar decisiones. En las grandes tiendas es posible reducir de 20 a 30 por ciento. Se trata de estudiar cada caso”, refiere a RETAILERS MAGAZINE, Caroline Hoarau, gerente de los Segmentos de Edificios Comerciales de Schneider Electric México.

En ese contexto, explica la directiva de la firma dedicada al manejo de energía y automatización a través de software, se vuelve totalmente relevante el obtener datos, analizarlos y convertirlos en decisiones que favorezcan a todas los involucrados.

Alejandro Preinfalk añade que la evolución de las tarifas eléctricas son otro punto a considerar para los inversionistas y desarrolladores, así como para quienes ocupan los locales comerciales. Ello, puntualiza, no sólo porque han subido de precio sino para que a futuro tengan certeza de los costos.“Los centros comerciales hacen contratos con los locatarios a varios años con un precio de renta fijo sin ponerse a pensar cuánto les va a costar la energía. Con las tecnologías van a poder ser más autónomos y tener la certeza de cuánto les va a costar la operación”.

Caso de éxito en el mundo

Islazul, un centro comercial y de ocio ubicado en Madrid, España, ha conseguido reducir en más de 677 mil kilogramos sus emisiones de CO2 y todas sus fuentes de energía son verdes y renovables. El sitio ahorra 18 por ciento de agua y redujo el 13.4 por ciento el consumo de energía.

Al centro comercial lo cubre una membrana translucida de casi 10 mil metros cuadrados, compuesta por un material de alta tecnología llamado ETFE (polímero termoplástico resistente al calor, la corrosión y a los rayos UV) que permite la entrada de luz y ventilación natural.

En el estacionamiento, la administración de este centro, instaló 24 puntos de recarga de vehículos eléctricos. Toda la iluminación es por lámparas y tubos led.

Islazul fue el primer edificio de uso comercial en obtener el sello Building Research Establishment Environmental Assessment Methodology (BREEAM), que es el método de evaluación de la sostenibilidad en la edificación técnicamente más avanzado y líder a nivel mundial.

Cuenta con una doble calificación Excelente en la escala de este análisis de referencia internacional, tanto en el apartado que evalúa los elementos constructivos del edificio, como en las políticas y procedimientos que son aplicados en su gestión diaria.

Además de la eficiencia energética, la certificación abarca todas las categorías Salud y Bienestar, Agua, Energía, Transporte, Materiales, Residuos, Uso del Suelo, Ecología y Contaminación.

Para el especialista, la autogeneración de energía, como ya lo hacen algunas cadenas comerciales, con parques eólicos y celdas solares, es una tendencia en el mercado. No obstante, reconoce que es una idea que se ha desarrollado más ampliamente en Estados Unidos y Europa, donde Siemens tiene la mayor base instalada.

De acuerdo con Preinfalk, es ahí donde se ha desarrollado más el concepto integral de generación distribuida, que engloba la generación de forma autónoma, el almacenamiento y la integración de las diferentes energías, del agua, por ejemplo, que también se puede monitorear, el control de acceso, el control de incendio tienda por tienda y en áreas comunes.

Por su parte, Schneider Electric trabaja con firmas como la tienda de muebles sueca Ikea que, durante el primer trimestre del año, implementó EcoStruxure Building, una plataforma IoT de Schneider, en su sucursal en Alcorcón, Madrid. Esta solución conecta y monitorea la iluminación, el clima y el suministro eléctrico, con el objetivo de mejorar la eficiencia energética y el rendimiento de sus instalaciones. Igualmente, en México la compañía está presente en proyectos con tiendas departamentales como Liverpool Boutiques y en centros comerciales como Miyana y Latitud Polanco.

“Nos ponemos a revisar los datos más relevantes del consumo eléctrico para llevar ese dato al consumidor y que éste pueda tomar decisiones sobre cómo optimizar sus consumos. EcoStruxure es la plataforma integral basada en el IoT que llevamos no sólo para monitorear la distribución eléctrica, sino también para controlar y monitorear la automatización de edificios”, explica Caroline Hoarau.

Entre las ventajas que ubica la experta está la continuidad del negocio. “Estamos en un segmento en donde no podemos aguantar que separe la luz”; en segundo lugar, la eficiencia operacional, “buscamos que sea un negocio fácil de manejar”; otra más es la de seguridad, con circuitos de luz alternativa, y, por último, la de la sustentabilidad, señala.

“Lo que podríamos ver a futuro en México es que cada plaza comercial cuente con diversas fuentes de energía, como paneles solares que les permitan producir su propia electricidad, un tablero que esté observando el consumo y dé alertas y que, desde una sola plataforma como EcoStruxure, se puedan monitorear el consumo, compararlo entre tiendas, detectar tendencias que no son correctas, tomar datos y, por lo tanto, más y mejores decisiones”, asegura Hoarau.

Subraya que la compañía a la que representa ha puesto especial énfasis en los algoritmos, “pensamos que es lo más importante, recopilar datos, tener información y transformar eso en una decisión. Impulsar la investigación en México”.

El aumento de las tarifas eléctricas

Durante su presentación en el México Energy Forum 2018, Jaime Hernández, director general de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) señaló que las tarifas eléctricas en México seguirán oscilando, “en línea con los precios de los combustibles”.

En enero pasado, Enrique Solanas, presidente de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco) denunció que las nuevas tarifas de CFE provocaron aumentos de hasta 400 por ciento en comercios. Apenas en septiembre, el presidente de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin) señaló que el alza en las tarifas eléctricas en el sector empresarial es “un golpe a la productividad”.

Desde marzo de 2017, la CFE informó el aumento de las tarifas eléctricas, del 13.3 y 17.2 por ciento para el sector industrial; en el comercial de 8 a 12.1 por ciento, mientras que en el uso doméstico de alto consumo un alza de 8 por ciento.

El ajuste de las tarifas, informó la CFE a través de un comunicado, “está relacionado con los incrementos de los precios de los combustibles para generar energía eléctrica”.

Metas

Uno de los nueve compromisos del país ante la reunión sobre Cambio Climático en París es llegar a 35 por ciento de energías renovables para 2024. Cuando se le pregunta a Alejandro Preinfalk si considera que se va a lograr la meta, responde que, a través de la Reforma Energética, las subastas de energía, la creación de los instrumentos como los certificados de energía limpia o la implementación del código de red, se están dando los pasos necesarios.

En el país 329 edificios han obtenido certificación Leadership in Energy & Environmental Desing (LEED) para edificios sustentables, otorgada por el U.S. Green Building Council, entre ellos están el Centro Comercial Toreo, en Cuatro Caminos, con 500 mil metros cuadrados, este sitio cuenta con Certificación LEED Gold y Skala, en el corredor Norte de la ciudad, este espacio es de uso mixto y cuenta con Certificación LEED Silver.

POR UN RETAIL SUSTENTABLE

Por Ámbar Herrera

La generación de energía es un tema de vital importancia para los centros comerciales, ya que éstos enfrentan tarifas muy altas dado su vasto consumo de electricidad en aire acondicionado, iluminación y otras instalaciones.

Como un pilar de la economía en México, la industria del retail tiene que ir de la mano de las tendencias actuales, entre las cuales, la eficiencia energética es de las más importantes. Esto representa un reto para los centros comerciales, que deben mudar sus consumos a unos más nuevos, eficientes y con menor gasto de energía.

En estos casos, la implementación de la energía solar puede ayudar a disminuir el gasto eléctrico, benefi ciar la imagen, aumentar las oportunidades de negocios y contribuir al cuidado del medioambiente.

En entrevista para RETAILERS MAGAZINE, Arturo Duhart, coordinador del Comité de Generación Solar Distribuida de la Asociación Mexicana de Energía Solar (Asolmex) y Juan Manuel Ávila, cofundador de la empresa Energía Real, hablaron de las perspectivas a futuro para la generación de energía solar en los centros comerciales.

Abriendo brecha

Durante años, a falta de una Reforma Energética, los usuarios de centros comerciales, comercios y hogares sólo tenían un proveedor de energía. Nadie más podía generarla ni elegir quién se las entregara, ni con qué tecnología.

Hoy en día las cosas han cambiado, ahora se produce energía a través de paneles solares de la más alta calidad, los cuales son una opción para generar electricidad a un precio más competitivo y sustentable.

En México, los centros comerciales apenas comienzan a utilizar la tecnología solar para su generación energética. Esto es un paso importante, ya que, con ello, participan activamente en la mitigación del cambio climático a través de sus proveedores verdes.

Otro caso de éxito

Los entrevistados platicaron acerca del proyecto Plaza Arcos Campestre en la ciudad de Aguascalientes. Este es el primer centro comercial en ser abastecido cien por ciento por paneles solares y generación distribuida.

Es un proyecto de 117 kilowatts, con alrededor de 400 paneles que generan más de 210 mil kilowatts al año.

Juan Manuel Ávila dijo que este caso “ha sido un hito exitoso” porque en general aún hay mucha renuencia por parte de los centros comerciales en invertir en paneles o incluso comprar la energía que estos producen.

“La iniciativa privada ha entendido bien esto, donde hemos enfrentado mayores retos es con los centros comerciales de régimen de condominio”, comentó el especialista.

Panorama actual

A la fecha, Energía Real ha construido cinco centros comerciales en la Ciudad de México y se espera que la apertura de Plaza Arcos con-tribuya a generar más familiaridad y confianza en el sector retail de México.

Arturo Duhart dijo que, eventualmente, todos los centros comerciales van a generar su propia energía y que, sin duda, quienes no se alineen a esta tendencia tendrán una desventaja competitiva.

La energía solar otorga a los centros comerciales la seguridad de saber que poseen un precio fijo de la energía y de elegir la opción innovadora que más les convenga: “Este tipo de acciones son las que empoderan al ciudadano”, enfatizó Ávila.

Aunado a los casos de éxito, el aumento de cultura en la población respecto a la tecnología solar hace que sus perspectivas de crecimiento en la industria de la generación distribuida sean prometedoras.

Una tarifa verde

La mayoría de los centros comerciales tienen la tarifa dos, llamada PDBT (Pequeña Demanda Baja Tensión). Ávila señaló que las energías fósiles tienen precios variables con tendencia al alza, y explicó que “gran parte de esos activos son foliados en dólares, entonces, a medida que éste suba, los precios de la energía van a subir”.

A su vez, Duhart comentó que las últimas tecnologías solares ayudan a generar energía verde y mitigar hasta 100 por ciento del consumo y agregó que “no sólo es comprar la tecnología, sino escoger el proveedor correcto y un instalador que dé un servicio integral”.

Más beneficios

La energía solar también permite ampliar las oportunidades de negocio de los centros comerciales, pues les otorga una imagen más verde que, en general, es del agrado de los usuarios.

Por ejemplo, al instalar paneles solares en los estacionamientos, se puede aprovechar no sólo la energía, sino la sombra: “hay varios estudios que demuestran que los supermercados o plazas comerciales que tienen sombra en el estacionamiento conservan a sus clientes más tiempo dentro de la plaza”, explicó Duhart.

Otro importante beneficio, al menos en la Ciudad de México, es que la implementación de paneles solares garantiza un descuento o eliminación del pago del predial, lo que puede llegar a ser un ahorro aproximado de 70 millones de pesos para el sector.

Todo para ganar

La tecnología de paneles solares tiene un retorno de inversión de tres a cuatro años, aproximadamente, aunque depende mucho del proveedor. Si se toma en cuenta que un centro comercial está pensado para 20 años, significa que menos de la tercera parte de su vida útil ya tiene pagada la inversión.

Actualmente, se vive un proceso complejo, derivado de las pérdidas de CFE: “las reglas tarifas ya se han cambiado tres veces en este año”, dijo Duhart y agregó que “los distribuidores de energía por medio de combustibles fósiles no tienen un retorno de inversión, se quema, se evapora y daña nuestro planeta”.

Bajo este panorama, no importa si el retorno de inversión es en tres o 10 años, lo importante es que es una inversión, y no un gasto como el combustible fósil.

LO QUE GASTA UN CENTRO COMERCIAL

Por Carmelo Santillán Ramos1

Ya llegó la Navidad… al menos en los centros comerciales. Muestra de ello es la infraestructura en iluminación montada ex profeso para esta época.

En términos de energía, ¿sabías que el consumo de electricidad en Navidad,para un centro comercial, puede suponer 20 por ciento del total anual?

México es el país líder en Latinoamérica en desarrollo de centros comerciales. Existen en la actualidad 738 centros comerciales y están enconstrucción 29 proyectos más. Su crecimiento anual es de cinco por ciento y la Ciudad de México es la tercera del mundo con más malls construidos.

La suma de metros cuadrados de todos los centros comerciales en nuestro país es de casi 22 000 000, lo que equivale a la superficie del Estado de México.

El promedio de consumo anual de energía en un centro comercial oscila entre 150 y 350 kWh por metro cuadrado; aproximadamente hasta 50 por ciento de su consumo proviene de la iluminación, 40 por ciento de A/C y 10 por ciento restante de bombas, motores, sistemas de refrigeración y otros.

Existe una gran oportunidad de generar ahorros en el consumo de energía mediante una gestión eficiente, lo cual podría llegar a un ahorro de hasta un 20-30 por ciento, lo que representa entre 2 y 3 millones de kWh equivalente a un ahorro económico anual de hasta 5 millones de pesos por centro comercial promedio (30 000 metros cuadrados) y la reducción de emisiones en 1 500 de toneladas de CO2 al año. Si lo multiplicamos por los más de 750 centros comerciales que habrá construidos a finales de este año, en México podemos ver un número muy significativo. Para ello es necesario implementar un sistema de gestión de la energía. La norma ISO 50001:2018 es la más reconocida internacionalmente. Está basada en el ciclo de mejora continua y, con ello, podremos identificar las áreas de oportunidad para implantar las medidas o proyectos más redituables para el centro comercial.

En este sistema no puede faltar la auditoría energética, la cual en países como en España es obligatoria por ley desde 2016 para las empresas con más de 250 empleados o que facture más de 50 millones de euros.

En resumen, hay una buena y una mala noticia. La mala es que hay un rezago importante en México acerca de la gestión de energía de forma eficiente en los centros comerciales, y, la buena, es que existe una clara oportunidad de obtener ahorros económicos, reducción de riesgos en la matriz de consumo de energía, ya que al aumentar el número de proveedores de suministro no se depende tanto de los aumentos en las tarifas de la CFE, y también la reducción de riesgos futuros de normatividad ambiental aplicable debido a las emisiones de gases de efecto invernadero que producen.

  1. Carmelo Santillán Ramos: Ingeniero electrónico industrial con tres maestrías relacionadas con la Sustentabilidad y un doble MBA por la Universidad de Barcelona, con más 10 años de experiencia en QEHS. Fue subdirector de Sustentabilidad en Banorte. En la actualidad es director general en CSR Consulting y catedrático de la U-ERRE y ESADI.


Editorial

Retailers, una publicación de negocios, tecnología y tendencias para tiendas departamentales y de autoservicio. Única en su tipo que promueve la las buenas prácticas, la sustentabilidad y la importancia de la comunicación en un mundo globalizado.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *