El futuro de las ventas online para frutas y verduras frescas

456

La colaboración para el día de hoy corre a cargo de Joe Watson, Vice President de la Produce Marketing Association (PMA)

Joe escribe sobre el futuro de las ventas en línea para frutas y verduras frescas.

El mundo del retail ha cambiado significativamente desde el inicio de la pandemia de coronavirus, pasando del crecimiento económico y la seguridad financiera a la incertidumbre financiera y un enfoque a fondo en la salud y el bienestar. Esto cambió rápidamente la percepción de valor de parte de los consumidores, en el sentido de cómo compran y qué compran, obligando al comercio minorista y a los proveedores a adaptarse rápidamente.

Mientras que las compras en línea, los servicios de entrega, el pago móvil, y el Buy Online, Pickup in Store, mejor conocido como BOPIS, habían echado raíces en la industria de comestibles antes de Covid-19.

El uso de esas opciones aumentó como resultado de los cierres globales. Aunque el crecimiento de las ventas en línea se niveló en junio de 2020; se estima que las ventas en línea de los supermercados en Estados Unidos alcanzarán los 106 000 millones de dólares (mdd) o el 10.2 % del mercado total de comestibles en 2020, frente a los 34 500 mdd o el 3.4% del mercado total de comestibles de 2019. Y se prevé que alcance casi 250 000 mdd o el 21.5 % de las ventas totales de comestibles para 2025, según un informe de Mercatus e Incisiv Market Research.

Sin embargo, de acuerdo con Nielsen, a pesar de la tendencia a recurrir a las compras en línea, los consumidores no están abandonando las tiendas. Los datos de la encuesta de Nielsen muestran que a nivel mundial los consumidores todavía tienen una fuerte afinidad con las compras en la tienda física, con el 59 % diciendo que están de acuerdo o firmemente de acuerdo con la declaración: «Realmente disfruto haciendo las compras del hogar en el supermercado».

Pero hacer menos viajes y pasar menos tiempo en las tiendas es parte de la nueva normalidad de los compradores, empujando a los minoristas a desarrollar nuevos métodos para aumentar el tamaño del ticket de compra, introducir a los compradores en nuevos productos y provocar compras impulsivas, como frutas y flores.

Esas dinámicas cambiantes de compra también están obligando a los minoristas a enfrentar nuevos desafíos en torno a la disponibilidad de mano de obra, la capacitación y los requisitos operativos relacionados con la salud y la seguridad, así como las presiones en inventarios y de resurtido provocadas por un cambio acelerado al comercio electrónico.

En el futuro, los minoristas tendrán que navegar por una compleja red de desafíos interrelacionados para crear experiencias de compra en línea y en la tienda sin problemas.

 

Recomendaciones para considerar

La disposición del comprador para probar varios puntos de venta (supermercados, online stores, tiendas de conveniencia, comercio tradicional, etc.) ha abierto oportunidades para productos que apoyan nuevas tendencias de consumo y estilos de vida.

Los carritos de los compradores ahora están dominados por artículos relacionados con la salud, el trabajo y el aprendizaje desde el hogar, así como el distanciamiento social.

Los vendedores de frutas y flores deben promover atributos que mejor vayan con este nuevo estilo de vida de los consumidores, desarrollando un posicionamiento claro, impactante y que sea entregado a través del canal correcto.

Para mantener la lealtad de los consumidores, las tiendas y las marcas tendrán que buscar nuevas formas de mejorar la experiencia del cliente.

A medida que crece la adopción del modelo de alimentos como servicio, los productos frescos tienen la oportunidad de profundizar su conexión cultural y emocional con los consumidores, a través de suscripciones mensuales de productos frescos especializados o kits de productos rápidos y sin preparación.

La venta de productos frescos a través de plataformas de comercio electrónico se detonó detonado desde marzo, sin embargo, los consumidores todavía no están comprando productos frescos al mismo ritmo que los productos de mayor vida de anaquel.

Los minoristas tienen la oportunidad de ver cómo posicionan los productos frescos en su catálogo en línea. Deben considerar estrategias de venta sugerentes además del precio, mientras que la ubicación y las sugerencias de recetas crean compromiso con el cliente.

Los consumidores compran más del 40 % de los productos frescos en la tienda física. La aplicación del mismo concepto en una plataforma digital puede aumentar sustancialmente la demanda de productos frescos.



Retailers.mx ofrece información de negocios, tecnología e innovación entorno a la cadena de valor del retail con un enfoque nacional e internacional.


shares