Tomar decisiones asertivas en ambientes disruptivos

173

¿De qué manera puedes liberar flujo de efectivo e innovar a través de la cadena de suministro?

Bob McFarland, Vicepresidente de Ventas Globales en LLamasoft

Parece que México está destinado a enfrentar una diversidad de retos cada sexenio, y el primer semestre del actual parece no ser la excepción. La incertidumbre permea algunos sectores de la economía, comenzando con los afectados por los diversos cambios y exigencias del T-MEC, tratado que lleva varios meses pendiendo de un hilo con aranceles.

Por otra lado, las noticias no son buenas para los exportadores de tomates, recientemente Estados Unidos anunció la aplicación de un arancel de 17.5 por ciento al tomate mexicano, que representa 1.4 millones de empleos, entre directos e indirectos, y 2 mil millones de dólares en exportaciones para México.

Hay otros sectores que están activos y creciendo, como el automotriz, motor de la actividad manufacturera mexicana, con crecimiento del 2.8 por ciento en total y del 13 por ciento las dirigidas a Estados Unidos. Por otra parte, México renovó los aranceles a calzados y textiles de los países con los que no hay acuerdos, como China y otros países asiáticos, con la finalidad de proteger la producción nacional.

Como si fuera poca toda esta coyuntura de noticias para las industrias, los empresarios se enfrentan a la volatilidad económica que generan la caída en las previsiones de crecimiento y la baja en la calificación por riesgo. Por mencionar algo, el Banco de México bajó la previsión de crecimiento a un 1.52 por ciento para este año, al igual que la OCDE que la ubicaba en un 2 por ciento y la bajó al 1.6 por ciento. Esto contrasta con un panorama mucho más positivo que divulgó el Gobierno recientemente.

Pero, ¿cuál es el impacto de las discrepancias entre las proyecciones económicas? ¿Cómo afecta la baja en la calificación de riesgo país a las empresas? El principal efecto colateral de todo esto es la pérdida en la confianza que, si lo miramos de forma práctica, perjudica el costo del financiamiento por la mayor percepción de riesgo en el país.

Esto hace que las empresas destinen efectivo, que se invertía en otras cosas, para colocar deuda, perjudicando su flujo de efectivo. La pérdida de confianza erosiona factores como el empleo, provoca el aumento de la informalidad y perjudica la seguridad. A su vez, la pérdida de la confianza afecta la variación del tipo de cambio y otras variables macro que tienen un efecto directo en la competitividad.

Así, las empresas mexicanas, incluso las más resilientes, no pueden controlar tanta disrupción y les es muy difícil anticiparse a tantos cambios inesperados. En mi experiencia como vicepresidente de ventas globales en LLamasoft escucho conversaciones de clientes, que suelen ser de las empresas más grandes e innovadoras en Latinoamérica y del mundo, que se enfrentan en el día a día a grandes retos y en las que hemos encontrado áreas de oportunidad.

Una de las variables estratégicas que les ayuda a contrarrestar toda esta volatilidad es la disponibilidad de flujo de efectivo para poder tomar acciones rápidas frente a las contingencias y, además, les brinda una capacidad para hacerlo a través de su cadena de suministro. Pero, ¿cómo el flujo de efectivo puede estar relacionado con la cadena de suministro?

Estas empresas innovadoras han creado una Centro Digital de Diseño y Toma de Decisiones en donde, a través de un “Digital Twin” de sus cadenas de suministro, son capaces de recrear en el mundo digital sus cadenas de suministro reales y simular los riesgos potenciales de sus operaciones end-to-end. Esto les ha permitido, por ejemplo, medir el impacto potencial de cambios en aranceles y barreras de entrada en el negocio, determinando las alteraciones que deben hacer en sus locaciones y capacidad de producción, así como en el sourcing. Siendo capaces de tomar decisiones basadas en el costo de servir a los clientes incluyendo los análisis arancelarios y de impuestos, requerimientos locales del mercado a través del uso de analíticas.

Otra forma de liberar flujo de caja es con una estrategia de transportes competitiva. El costo de transporte para la mayoría de las empresas es el más alto, significando millones de dólares anualmente. Tenemos datos de clientes que han percibido ahorros hasta del 10 por ciento en sus costos de transporte anuales, determinando una estrategia sólida para la selección de modos de transporte y diseño de rutas óptimas para minimizar costos y millas vacías.

A medida que las empresas crecen y se expanden a otras regiones, es difícil administrar y desarrollar políticas de inventario efectivas. Cualquier falla en la estrategia de inventarios genera costos en capital de trabajo y en el nivel de servicio. El Centro Digital de Diseño y Toma de Decisiones de LLamasoft ha permitido a las empresas analizar y clasificar adecuadamente la demanda, factorizar todos los aspectos del inventario para las estructuras de la cadena de suministro nuevas y existentes, y simular el comportamiento del mundo real, permitiendo, previo a la implementación, una verdadera comprensión de las realidades operativas de su estrategia y políticas de inventario.

Estos son sólo algunos de los ejemplos de los tipos de análisis estratégicos que se pueden realizar de forma repetible en todas las funciones del negocio para liberar flujo de efectivo; estar preparado para cualquier contingencia en un mundo disruptivo y de grandes transformaciones e incertidumbre es obligatorio.

 

Bob es un ejecutivo experimentado de la industria de la tecnología con más de 25 años de experiencia en el crecimiento de empresas al ofrecer soluciones de tecnología de alto impacto para minoristas, productos de consumo y otros mercados verticales de la industria. Recientemente, fue Vicepresidente Senior de Ventas Globales en Epicor Retail. Bob también se ha desempeñado como vicepresidente senior y gerente general del negocio minorista de SAP en los Estados Unidos, así como vicepresidente senior para América de Manugistics, ahora una empresa de JDA.

Bob tiene experiencia en muchas áreas de la cadena de suministro, incluida la racionalización de fusiones y adquisiciones y el cumplimiento omnicanal.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares