La nube sin límites

66

Pese a entender los beneficios del cómputo en la nube, muchos profesionales y gestores de Tecnologías de la Información (TI) acaban preguntándose: ¿me quedaré atado al proveedor equivocado? Este pensamiento, muy común en las últimas décadas, en las que era necesario hacer una inversión anticipada y muy alta en TI, continúa teniendo eco en empresas de diferentes industrias. Por eso, desde Google, hemos trabajado intensamente para tratar de resolver esta cuestión, simplificando procesos para que las organizaciones puedan diseñar una estrategia de tecnología sin ataduras, que les permita sentirse cómodas y confiadas con el cómputo en la nube.

En la actualidad, la nube pública es la modalidad que se ofrece con mayor frecuencia. En ella, un proveedor de tecnología –como Google– ofrece su infraestructura, capacidad de procesamiento de datos y servicios, como el machine learning. Al contratar a un tercero, una compañía no tiene que asumir los costos de mantener y administrar un centro de datos propio. Por el contrario, gana en capacidad al tener una infraestructura flexible que pueda ajustarse a sus necesidades y contar con innumerables posibilidades de agregar inteligencia a sus datos.

Para trabajar con varias nubes, los profesionales y gestores de TI se enfrentan a numerosos desafíos, como el de contar internamente con expertos profesionales que sepan trabajar de esa manera sin complicar su propia infraestructura.

Otra de las dificultades tiene que ver con cómo tratar con proveedores que no ofrecen el soporte adecuado y que tienen un ecosistema cerrado que imposibilita la integración con otras nubes. Google no dirige sus esfuerzos en ese sentido. El año pasado mencionamos la idea de ofrecer una plataforma de servicios en la nube que permitiera a las compañías modernizar sus procesos y facilitar la relación entre múltiples nubes. Esas conversaciones tuvieron resultado y presentamos, hace poco, Anthos. Se trata de una plataforma híbrida que permite a cualquier empresa combinar la infraestructura de nube pública con sistemas existentes y la multinube, facilitando la operación con varios proveedores de nube pública de forma escalable y rápida.

La habilidad para usar varias nubes de forma sencilla e integrada con los sistemas existentes representa un gran cambio en el mercado que permitirá a las empresas estar más cerca de un mundo en el que puedan escribir el código de una aplicación una sola vez y lograr que funcione en cualquier lugar. Este producto, creado a partir de código abierto, nos ha permitido construir puentes, en lugar de muros. Alineados a la filosofía de código abierto de Google –que tiene al sistema operativo móvil Android como uno de sus principales activos–, creemos que este paso será fundamental para que la nube sea aún más útil para las compañías de todos los tamaños.

——

João Bolonha
Director de Google Cloud para América Latina. Posee una especialización en liderazgo organizacional por la Universidad Georgetown y un MBA por la Escuela Superior de Propaganda y Marketing (ESPM). Ingeniero en computación por la Universidad Presbiteriana Mackenzie, su formación se dio en la Escuela Técnica Estatal de São Paulo (ETESP).




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares