El reto ambiental del comercio en México

328

“Tenemos muy claro hacia dónde debemos ir en una economía en la que habrá que empezar a medir las emisiones; debemos contemplar cómo integrar procesos de producción mucho más resilientes al cambio climático”, afirmó Soffia Alarcón-Díaz, directora de Carbon Trust México.

Además, aclaró que México va en camino. “No excelente. Vamos lento, pero ya hay un compromiso de las empresas, y del sector financiero para invertir en ello, así como de los mismos ciudadanos que, al final de cuentas, son los clientes”.

En el Simposio de Eficiencia Energética organizado por la ANTAD (Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales), comentó que hay empresas que tienen una gran disposición para participar en la transición hacia una economía baja en carbón, pero otras se están quedando atrás. “La buena noticia es que hay una tendencia global de empujar a las empresas en todos los sectores a incorporar en sus procesos de toma de decisiones y de planeación estratégica los objetivos de desarrollo sostenible”.

También existen cambios en los consumidores: “están empezando a demandar empresas que tengan responsabilidad ambiental, social y un nivel de transparencia muy alto. Esa demanda del ciudadano está provocando que las compañías empiecen a pensar de manera distinta, en cómo incorporar los residuos, producir de manera más sustentable, y con criterios más sociales”, puntualizó.

Hacia el 2023 dará inicio el mercado de carbono en México. Para prepararse, el próximo año arrancará un piloto que durará tres años y que permitirá la capacitación de las empresas en un sistema de comercio de este tipo.

“En un sistema de comercio de emisiones, las empresas van a tener que tomar decisiones sobre cómo reducirlas; el Gobierno les va a indicar el límite y tendrán que decidir si reducen sus emisiones de manera puntual, si compran acciones o si pagan una multa”, explicó.

Cabe mencionar que las empresas tendrán libertad para elegir cómo manejar sus emisiones, siempre y cuando lleguen a la meta que se les imponga.

Comentó que en Carbon Trust han trabajado mucho en el tema de aumento de la calidad de vida con el uso de energías renovables. “Se ha logrado balancear dos temas: la productividad de los empleados y la mejora en la calidad de vida; nos dimos cuenta de que mucha gente requiere este tipo de mejoras en sus lugares de trabajo para poder aprovechar al máximo su potencial”, finalizó.



Ana Carolina Salas

Lic. En Comunicación, Máster en Periodismo de Agencia, Content Manager y apasionada de la docencia.


shares