Eduardo González de Essity México: la higiene, hoy

9474

Eduardo González, vicepresidente Comercial de Higiene Profesional para Essity México y Latinoamérica

Me tomé el tiempo de reflexionar sobre la situación sanitaria que atravesamos y me resultó muy interesante notar cuán lejos han quedado las maneras en la que hacíamos muchas cosas.

Sin duda, los hábitos de desinfección se transformaron desde 2020. Por eso, este año incluimos un  apartado especial en el “Reporte de Higiene y Salud”, que elabora Essity cada dos años, para hablar de los efectos de la pandemia en los hábitos de las personas. Los resultados muestran que las expectativas por estándares más altos de higiene aumentaron en hospitales, como era de esperarse.

Recuerdo campañas en la televisión cuando era niño sobre la importancia de lavarnos las manos antes y  después de comer o ir al baño. Pero no fue sino hasta una emergencia sanitaria a nivel mundial que lavarse y secarse las manos se convirtió en un sinónimo de cuidarse y de cuidar a los otros. En contraste con los  resultados de 2018, se logró crear conciencia para que el lavado de manos sea una actividad más frecuente y eficaz.

Como consecuencia de estos cambios, el consumo de productos de higiene y salud se disparó. Los geles sanitizantes, por ejemplo, cobraron más relevancia que nunca. La industria tuvo que adaptarse a demandas sin precedentes y la respuesta implicó activar planes para multiplicar el volumen de producción. 

Desde el comienzo de la pandemia, se produjeron y comercializaron versiones de gel sanitizante que, con  el fin de abastecer una demanda insólita del producto, desafortunadamente no cumplían con los  estándares mínimos de seguridad y efectividad. Por ello, se volvió fundamental para las autoridades  publicar una NOM que incluyera las especificaciones generales para la producción de geles sanitizantes,  un primer paso que permitirá regularlos para minimizar el daño que pueden ocasionar a la salud del usuario, así como garantizar la seguridad y efectividad del producto. Pero aún falta mucho por hacer y los  consumidores tienen la gran responsabilidad de exigir productos que cumplan con los estándares correctos que garanticen su seguridad y salud. 

Conocer sobre el proceso de manufactura nos ayuda a detectar un buen gel y estar más informados. Con  esto en mente, en Tork decidimos crear “Parece igual, pero no es igual”: una campaña de concientización  y apoyo sobre ingredientes de geles para la seguridad de los consumidores. Así, los consumidores podrán tener más tranquilidad sobre la calidad de estos productos esenciales para el día a día. 

El virus de COVID-19 ha sido el foco de los reflectores este último año, pero la lucha para prevenir  enfermedades causadas por otros patógenos seguirá vigente más allá de la pandemia.

Hoy y mañana,  lavarse las manos y desinfectarlas seguirá siendo un arma clave para combatir la pandemia, pues la experiencia nos ha demostrado que las cosas más simples salvan vidas.



Retailers.mx ofrece información de negocios, tecnología e innovación entorno a la cadena de valor del retail con un enfoque nacional e internacional.


shares