Administración de energía, uno de los grandes retos en el retail

295

Eloy Montalvo, gerente comercial de CyberPower Systems México

La única variable segura es el cambio. El avance de la pandemia ha servido como catalizador de ese cambio, incentivando la evolución en un sinnúmero de sectores, presentando un particular reto para el retail, que se ha enfrentado a una realidad donde la regla ha sido la transformación digital para garantizar la continuidad de negocio.

En este sentido las empresas debieron adaptarse rápidamente, debido a que los patrones de consumo de sus mercados se habían modificado; las ventas en piso ya no eran redituables, por tanto, hasta los más grandes retailers debieron implementar acciones contundentes.

 

Los retos para el retail

De acuerdo con la Asociación Mexicana de Venta Online (AMVO), el eCommerce experimentó un crecimiento del 81 % durante el año anterior, un avance sin precedentes que sentó las bases del cambio en los esquemas de compra tradicionales.

Estas variaciones en los patrones de consumo promovieron que la innovación y la tecnología se hayan presentado como los nuevos diferenciadores de marca, razón por la que la disposición de stock en plataformas digitales fue tan solo el primer paso, seguido por avivar una experiencia de compra que asegurara la conservación de los clientes.

La experiencia de compra se ha venido colocando como el nuevo commodity. Los retailers han debido gestionar herramientas que no solo permitan extender su catálogo hacia plataformas digitales, también han debido conocer y mejorar la experiencia del cliente dentro de sus nuevos canales de compra.

Esto se ha conseguido con la puesta en marcha de tecnologías que monitorean los viajes de compra de los consumidores. Las empresas han comprendido que no solo se trata de abrir canales de comunicación con los clientes, sino de mejorar sus experiencias con la adopción de tecnologías que identifiquen sus necesidades de mejor manera.

Entre los principales retos que atravesó el sector retail, podemos enlazar cuatro principales:

  • transformación digital,
  • gestión de datos,
  • generación de experiencias y
  • continuidad de operaciones.

Los desafíos vienen ligados entre sí, ninguno puede desarrollarse sin los demás, esa ha sido la complicación principal, sin embargo, es también un motor de desarrollo de la industria, que ha salido fortalecida debido a las implementaciones que se han realizado.

Estas tecnologías capturan las señales de experiencia creadas en diferentes momentos de interacción, es importante que los retailers se aseguren de conservar todo lo que saben sobre sus clientes en una plataforma centralizada, a fin de mejorar el viaje de compra mediante experiencias digitales pensadas y personalizadas para diferentes segmentos de consumidores.

 

Respaldo de energía

La inteligencia artificial aplicada a través de las TIC puede realizar análisis de voz y texto para descubrir alteraciones con los pedidos, así como mejorar la detección de problemas en el procesamiento. Estas mismas herramientas apoyan con el monitoreo constante de la satisfacción de los usuarios, además de otorgar información que permite una mejor toma de decisiones para las empresas. Por ese motivo, es de vital importancia que los sistemas se mantengan operantes 24/7, a fin de asegurar la continuidad de operaciones, sin importar el canal de compra utilizado por el cliente.

No obstante, las alteraciones eléctricas ocurridas a finales del año pasado e inicios del presente, son un claro recordatorio de la vulnerabilidad de este servicio, motivo por el cual ha de plantearse contar con un plan que permita una gestión eficiente de la energía, mismo que asegure esa continuidad de negocio por la que se ha trabajado tan arduamente desde el inicio de la pandemia.

Es posible asegurar un suministro constante de energía que permita una continuidad de operaciones, sin embargo, también podemos administrarla, inclusive de manera remota. La inclusión de tarjetas de red en la gestión de los sistemas UPS, permite monitorear de manera la energización de los equipos, programando también mantenimientos periódicos, lo que garantizará la integridad de todos los sistemas digitales. Tomar las medidas adecuadas en este momento asegurará la continuidad de la operación de las compañías en un futuro.

La operación ininterrumpida de los servicios digitales será un elemento crucial dentro de los planes de continuidad de negocio. Es de suma importancia contar con plan de contingencia de protección de energía que permita blindar la continuidad de los servicios y sumarse a las tendencias tecnológicas que acelerarán este año. El uso de una fuente de energía ininterrumpida (UPS) garantiza el suministro de energía y la protección contra fluctuaciones en el voltaje y el ruido eléctrico.

La administración de la energía se reafirma como la solución idónea para la consolidación y fortalecimiento del sector retail durante la nueva normalidad, que nos lleva a ser una economía cada vez más digitalizada y una sociedad hiperconectada.



Retailers.mx ofrece información de negocios, tecnología e innovación entorno a la cadena de valor del retail con un enfoque nacional e internacional.


shares