Juan Carlos Molina, director general de GS1 México

Última milla: cómo llegar al consumidor después del COVID19

1379

Juan Carlos Molina, director general de GS1 México

jcmolina@gs1mexico.org

@GS1_Mx

A raíz de las medidas de confinamiento social derivadas del COVID19 que pusieron en pausa a diversos puntos de venta físicos, también se incrementaron las ventas del retail en sus diversos formatos a través del comercio electrónico y el uso de apps de entrega a domicilio, lo que impulsó a las compañías a fortalecer su estrategia omnicanal, brindar una experiencia de compra satisfactoria y cumplir con la regla: el producto correcto, al precio adecuado, a través del canal elegido, en el lugar requerido y en el momento preciso.

Según cifras del Reporte sobre el Impacto del COVID-19 en Venta Online, realizado por la Asociación Mexicana de Venta Online (AMVO), 5 de cada 10 consumidores mexicanos realizaron compras de este tipo para evitar salir de casa y evitar aglomeraciones en tiendas físicas. En contraste, a principios de 2020 las principales razones por la que los mexicanos realizaban compras en línea eran la conveniencia y el ahorro de tiempo.

Paralelo al crecimiento del eCommerce, la reducción del tráfico y la movilidad permitió durante el confinamiento que las empresas de logística, paquetería y transporte entregaran grandes volúmenes de mercancías al eficientar sus rutas, paradas de carga y descarga, consolidación de pedidos y recepción de los paquetes.

No obstante, conforme los consumidores se incorporen a sus actividades dentro de la nueva normalidad, este escenario cambiará y representará un gran reto económico y logístico para las empresas, en especial para la distribución y las entregas denominadas de última milla, donde el servicio y puntualidad de la entrega jugarán un papel muy importante.

La última milla busca eficientar tiempos y costos de entrega de mercancías al punto de venta y/o al cliente final, de no gestionarla correctamente, pueden llegar a representar hasta el 50% del costo de todo el transporte y hasta el 30% de los costos de un producto.

Además, la última milla resulta un gran aliado, ya que la mayoría de los compradores regresan a negocios que ofrecen entregas eficientes (tiempo y forma) para completar una satisfactoria experiencia de compra.

En el mediano plazo, cada vez más retailers implementarán en su estrategia de última milla entregas con drones y robots autónomos, entregas gratis el mismo día, uso de flotas ecológicas (bicicletas, scooters, autos eléctricos, etc.), uso de lockers inteligentes, así como adoptar un proceso ágil de almacenamiento, recepción, empaquetado y envió de mercancías desde la tienda al consumidor, en lugar de realizarlo desde grandes Centros de Distribución.

Otro desafío a enfrentar, por parte de los detallistas, serán las compras de frutas, verduras, cárnicos, panadería y, en general, todo producto fresco, por lo que adoptar analítica e inteligencia artificial (IA) en su operación permitirá conocer a profundidad los gustos del consumidor.

Sin duda, el comercio online seguirá creciendo y siendo un gran motor para las ventas del retail, por lo que será clave eficientar su logística y dominar la última milla a favor de los consumidores. Y tú, ¿ya cuentas con una estrategia de última milla?




shares